Casa Palacio de Fernández Polo

Dirección Calle Mayor Escariche Guadalajara 19119 España
Google Maps
Imagen 360

El emperador Carlos V puso en venta la villa de Escariche, entre muchas posesiones, para sufragar los gastos que le suponían sus guerras en Europa, comprándola en 1.584 Don Nicolás Fernández Polo.

Una de las primeras obras que acometió el nuevo señor de la villa, fue la construcción de este palacio, a finales del siglo XVI.

Este edificio está construido en recio sillar con lisos muros, en los que se abren pequeñas ventanas en búsqueda de iluminación.

La puerta está coronada por un escudo de la familia esculpido en piedra, mientras que su interior conserva la majestuosidad de sus orígenes, estando dedicado hoy en día a viviendas particulares.

El segundo señor de la villa, Don Nicolás Polo Cortés hijo de Don Nicolás Fernández Polo, cedió parte de este palacio para la fundación de un convento concepcionista. Con tal fin construyó una iglesia anexa, de la que hoy podemos ver los restos tras su transformación en cuadra.

Las primeras monjas vinieron del convento concepcionista de Guadalajara, viniendo a engrosar las filas de la orden seis hijas del fundador.

En el siglo XVII la villa de Escariche pertenecía a Don Lorenzo Temporal. En 1.730, cuando murió el último varón de la estirpe, el señorío pasó a una mujer de la misma, que había profesado de monja concepcionista y habitaba en el convento de dicha orden de Almonacid. La villa ejerció su derecho de tanteo, y en 1.740 adquirió su propia libertad pagando fuerte suma a esta señora monja, y quedando la Villa señora de sí misma. El convento estuvo en funcionamiento hasta el año 1.835, fecha en la que terminó esta actividad con motivo de la desamortización de Mendizábal.