Iglesia de Santo Domingo de Silos

Dirección Plaza de la Iglesia, 1 Almonacid de Zorita Guadalajara 19118 España
Google Maps
Imagen 360

Empezó a construirse a finales del siglo XV, y quedó inacabado. Destaca la portada tallada en piedra caliza de muy mala calidad, y que ha sido recientemente restaurada.

Está formada por un alto alfiz que engloba el ingreso, el cual está formado de cuatro arcos superpuestos, semicirculares, decorados de bolas, cardinas, baquetón y numerosos elementos de iconografía gótica, (animales, quimeras, niños, frutas, etc,), todo ello bajo un último arco de tipo florenzado, que está guarnecido de cardinas y grandes cardos en las puntas.

Los arcos descansan sobre breves capiteles y columnillas adosadas recubiertas también de profusa ornamentación gótica.

En las enjutas del arco, se ven los escudos de la Monarquía castellana en la época de los Reyes Católicos, y de la Orden de Calatrava.

De la primitiva construcción sólo se llegó a levantar el ábside y parte del presbiterio, que se encuentra sin terminar. Ofrece una estructura de planta poligonal con altos muros de sillar con contrafuertes, añadiendo flameros, ventanales y moldurajes de gran efecto, todo ello de estilo gótico.
Es realmente impresionante ver los grandes pilares cilíndricos adosados a las esquinas, y totalmente estriados, con collarines al inicio de las bóvedas, que conforma el primitivo presbiterio y que quedó sin techas.

En el interior destacan las dos capillas de tipo gótico en la cabecera de las naves laterales, teniendo su ingreso formado por arcos apuntados y las cubiertas de sus ámbitos ocupadas por bóvedas de crucería con muy bellos arranques en las esquinas.

El altar mayor ofrece un retablo sin ningún valor, en el que sobresale un cuadro de la Inmaculada.

A los pies del templo hay un buen cuadro de San Martín, y en la sacristía se encuentra una obra verdaderamente excepcional, como es el Cristo de la Buena Muerte, pieza gótica del siglo XIV, tallado en madera, que puede calificarse como la joya de la parroquia. Hasta su traslado a la parroquia estuvo instalado en la capilla del cementerio.

También destaca la pila bautismal obra del siglo XVI, que ofrece una copa adornada sobre la piedra con detalles ornamentales platerescos.
En la actualidad, tras los últimos trabajos de conservación llevados a cabo, está instalada en la Capilla derecha del crucero. Anteriormente lo estuvo en una pequeña capilla a los pies de la iglesia y debajo de la tribuna.

El archivo parroquial, hoy bien clasificado, es muy bueno y completo, y a través de él puede seguirse en gran medida la vida del pueblo a través de los siglos.