Gárgoles de Arriba (Cifuentes)

Email miayuntamiento@cifuentes.es
Teléfono949 81 00 01
Dirección Plaza Mayor, 1 Gárgoles de Arriba 19420
AlcaldeJosé Luis Tenorio Pasamón
Web
Facebook
Google Maps

GÁRGOLES DE ARRIBA, cercano a Cifuentes, y siguiendo el curso del río del mismo nombre se encuentra Gárgoles de Arriba, o de Suso, como antiguamente se decía. Pequeña localidad asentada en el llano, rodeada por un inmenso mar de cereal al que se accede a través de una suave loma.

Los orígenes de esta población hay que buscarlos en la época romana, y aún anterior, como así lo atestiguan los restos de una importante Villae Imperial romana encontrada en un paraje cercano, sobre una ladera al Este, a poca distancia del río. A su través pasaba una de las vías romanas más importantes, la que comunicaba la ciudad de Segontia (Sigüenza) con Segóbriga, la “caput celtiberae”, en la provincia de Cuenca. El Valle de Cifuentes tiene en esta parte fértiles vegas, no muy extensas, aunque ricas en vegetación y arbolado. En las proximidades del yacimiento hay viñedos y terrenos de labranza, con zonas de vegetación y monte bajo. El yacimiento se descubrió en el Siglo XIX y se realizaron en él unas reducidas excavaciones. Luego, entre 1.975 y 1.985 se desarrollaron nuevas excavaciones, que pusieron al descubierto una importante construcción edificada, probablemente, en el Siglo I d.n.e. La construcción, remodelada ampliamente a fines del Siglo IV, tenía originalmente un sólo cuerpo de edificación, que fue ampliado en el Siglo IV. Entonces se construyen dos cuerpos de edificación con un gran espacio ajardinado de forma rectangular en el centro, con un sistema de albercas. La parte más importante de la edificación en su última época era su lado Noroeste, que tenía habitaciones de uso termal y una serie de estancias de planta cruciforme, todas ellas con suelos pavimentados con bellos mosaicos policromados. El edificio tuvo, probablemente, un uso funerario ya que en él se han hallado inscripciones de ese carácter.

Su Iglesia Parroquial, sita en la Plaza Mayor, conserva un ábside románico, integrado en un conjunto de una construcción del Siglo XVI, muy remodelado, encastrado en recoleta plaza, cuya torre, airosa apunta al cielo límpido de la comarca.

En otra plazuela que recibe al visitante se halla una curiosa fuente pública barroca, semicircular el pilón a un lado, y recta en el contrario.
Cercanas las numerosas cuevas de vino, reconvertidas en sedes de festivas peñas que se animan para las fiestas patronales.
En las afueras de la localidad se encuentra una pequeña Ermita de estilo protobarroco, dedicada al culto de San Blas.