Gualda (Cifuentes)

Emailmiayuntamiento@cifuentes.es
Teléfono949 81 00 01 / 949 81 77 95
Dirección Plaza Mayor, 1 Gualda 19420 19459
AlcaldeJosé Luis Tenorio Pasamón
Web
Facebook
Google Maps

GUALDA, en su historia, guarda un gran acontecimiento puesto que fue el
lugar elegido por el monarca castellano Alfonso X, apodado el ‘El Sabio’,
para crear el ‘Real y Honrado Concejo de la Mesta’ en 1273 mediante
unos privilegios que se firmaron en esta localidad y crear de esta manera
una organización centralizada que garantizase los beneficios que se
derivaban de la ganadería ovina trashumante.

Gualda perteneció a la villa y tierra de Atienza desde el siglo XII, y luego a
la de Jadraque. Posteriormente, se integró en el sesmo de Durón. El rey
de Castilla Juan II entregó todo este territorio en señorío a Gómez Carrillo.

En el siglo XV, y hasta el año 1812, pertenecería a los duques del Infantado.
La casualidad o el destino, quiso que Gualda fuese el escenario de la firma del
monarca ‘Sabio’ para sellar los privilegios que daban origen al Concejo de la
Mesta. La práctica de la gran trashumancia fue anterior a estos privilegios de
Gualda, que son en realidad cuatro documentos distintos redactados en 1273
para reemplazar otros más antiguos gastados por el uso excesivo. Parece
probable que la Mesta como proyecto existía ya con anterioridad a esa fecha,
y que Alfonso X lo que hizo fue formalizar y ampliar las franquicias dadas por
sus predecesores al ramo de la ganadería lanar. El nacimiento del Honrado
Concejo no seria sino la prolongación institucional de las reuniones
consuetudinarias de ganaderos, en el momento en que los monarcas
castellanos se percataron de los beneficioso que podía resultar para sus
haciendas la reglamentación a escala de todo el reino del negocio lanero
por las ventas a Flandes sobre todo donde se elaboraban los mejores tejidos
de la época y que demandaban para ello mucha lana. La obra de regulación
de la gran ganadería trashumante ya había sido emprendida por este mismo
monarca en el año 1258, cuando impuso el pago de un solo montazgo anual
en todo el territorio de realengo ,y en 1269,en que decretó la percepción de
un servicio sobre el tránsito de los rebaños. Esta política enlaza con la de
reconocimiento de cañadas que asegurasen el acceso a los pastos
complementarios y que culminó con las atribuciones regias sobre todos los
ganados del reino.

Inmersa en el abrupto paisaje del Barranco Grande, entre cárcavas, está el valle donde se localiza la población de Gualda. Rodeada de monte bajo y numerosos caudales de agua, que cercanos nacen.

Destaca en el primer mirar la Iglesia, amplia y espaciosa, de cinco cuerpos con patio circundante en la fachada principal, que se establece bajo un cuerpo adelantado en arco de medio punto, con bóveda de cañón y casetones de reminiscencias clasicistas, y a los pies la torre, sencilla de dos cuerpos. Todo el conjunto se halla delimitado por un atrio definido por murete con remate de media caña. Este espacio se encuentra sobreelevado sobre plataforma a la que se accede mediante escalinata barroca.
De planta de cruz latina, a su interior, retablo ricamente ornamentado.

Existen en la localidad dos pequeñas, pero preciosas Ermitas: Una dedicada a la Inmaculada, edificio del Siglo XVI, con espadaña barroca y un hermoso retablo al interior.

La otra a San Roque, patrón local, de estilo barroco al estilo de la comarca y de muy bella factura.

En las cercanías de la localidad se han encontrado dos yacimientos arqueológicos. Uno de la época romana y una necrópolis visigoda en un paraje denominado El Tesoro.

INFORMACIÓN TURÍSTICA RELEVANTE:
Rutas cercanas: Pincha aquí