Escopete

Teléfono949 37 03 82
Dirección Plaza Mayor,1 Escopete 19119
AlcaldeDiego Sebastián Navarro
Web
Google Maps

HISTORIA:

ESCOPETE, situada en plena Alcarria, al borde de la meseta, la pequeña localidad de Escopete ofrece sus atractivos al viajero que va de camino.

Se asoma el pueblo al pequeño arroyo Torrejón, que aún es aquí poco hondo, regando las escasas tierras de su huerta.

Poco o casi nada quedad de su historia, sólo que perteneció tras la Reconquista al Común de Zorita quedando incluido en el señorío de la orden de Calatrava. En 1541 el emperador Carlos V vendió a Doña Ana de la Cerda, viuda del príncipe de Mélito, la villa de Pastrana y otros territorios de la comarca, por lo que Escopete también pasó a manos de este señor. Doña Ana lo entregó a su hijo don Baltasar de Mendoza y De La Cerda, quien posteriormente se lo vende a Ruy Gómez De Silva, esposo de Ana de Mendoza y de la Cerda, duques de Pastrana, integrándose luego al señorío de los duques del infantado hasta 1739, en que obtuvo su privilegio de villazgo y se hizo independiente.

El pueblo posee escaso patrimonio histórico-artístico, destacando la iglesia de Nuestra señora de la Asunción, de estilo románico tardío y que ha sufrido numerosas intervenciones, alguna desafortunada a lo largo de los siglos.

Pese a su pequeño tamaño, al ser históricamente aldea de Alfoz hubo dos iglesias: una fue la Ermita del Humilladero de San Pedro del Despoblado, que muy probablemente se corresponda con una construcción de curiosa morfología para ser un edificio religioso; constituye el único vestigio del paraje de Server que pudiera ser iglesia (más bien Ermita), de planta cuadrada con pequeños torreones en las esquinas y que las gentes del lugar también llamarán “El Castillo De Server”.

En un manuscrito fechado el 22 de diciembre de 1578 y refiriéndose a la iglesia de la Asunción de la Virgen de la Zarza, dice: “el curato de ella tiene un anexo que se dice Server; que es un despoblado y en él hay una iglesia que se dice la vocación de San Pedro y está solamente con unas paredes a la redonda muy antiguas y en ella no hay campanas ni se dice misa” (…). De esto se deduce que la iglesia de San Pedro no se utilizó para el culto, por lo que no fue iglesia como tal, pero tampoco castillo, pues en el citado manuscrito se decía también “que en dicho lugar ni en su término no hay castillos, ni torres, ni fuerzas ni fortalezas”.

INFORMACIÓN TURÍSTICA RELEVANTE:
Monumentos: Pincha aquí